La Fiebre del Mono: Monkey Week 2013

1, 2, 3… y 4. Sí: 4 Monkey Weeks consecutivas. No puede ser de otro modo. Estoy enganchado a “la fiebre del mono”. A un evento (me niego a llamarlo festival: es más bien una feria que además de ofrecer toneladas de música propicia el encuentro distendido –entiéndase como se quiera- entre profesionales) que sigue creciendo y, a la vez, tiene que protegerse de esa misma fiebre, que puede convertir al mono, monete en un enfermo. Un enfermo terminal que podría llegar a “morir de éxito”. Una fiebre que, como todas, tiene como síntoma principal el escalofrío. 

Imagen

Ken Stringfellow

De escalofrío bueno, el “Moon River” de Stringfellow en su concierto dentro de la bodega (un escenario sobrecogedor, empapado en vino e historia, que Ken convirtió en su casa); el desgarro vital de Lisa Kekaula, que impresionó en la corta distancia en el stand de Gibson, convertido en un escenario más –y de los mejores- gracias a las constantes y brutales actuaciones cuerpo a cuerpo entre artistas y público: Raimundo Amador, Anaut (espectacular, rebosante de swing y buen gusto) Mucho, Niño y Pistola, Pájaro, Última Experiencia… Escalofriante también la rabia incontenible, esa llamada a la rebelión, escenificada por León Benavente en el Teatro Muñoz Seca, que nos levantó de la butaca, nos hinchó el pecho y nos removió las tripas. Un concierto político en el que las letras brillaron como proclamas y cobraron pleno significado. Que acabó con Abraham Boba corriendo a trompicones por el escenario, hecho un auténtico punk. Deslumbrante.

Imagen

León Benavente

 De escalofrío malo el terrible sonido que en general padecimos en Mucho Teatro, lugar del festival nocturno. En el caso de Chucho rozó el boicot. Nos impidió disfrutar de los Posies o los Damned. Y logró que directamente no se escuchara a los Hermanos Cubero más allá de la tercera fila. Pero es que en otros cuantos escenarios también lo padecimos, ojo: en la plaza de Alfonso X. Y en varios de los garitos. Algo a subsanar de inmediato, imperdonable si queremos/quieren que siga creciendo el Monkey. Un evento musical no puede descuidar el sonido de los conciertos.

Imagen

 Niño y Pistola

 Así, pese a un inicial sonido horribilis, la temperatura de la fiebre del Monkey también se elevó en el concierto de Julián Maeso (de nuevo en compañía del Posie Mayor Ken Stringfellow, premio indiscutible a “the hardest working man in the Monkey” este año) en la Plaza de Alfonso X. O con Niño y Pistola, que se tocaron con voracidad y bajo un sol de justicia su disco-suite “There’s a Man With a Gun Over There” en otro de los escenarios de las bodegas donde este año se colocaron los stands y se celebraron las jornadas profesionales. Un 10 al cambio de ubicación.

Imagen

 Julián Maeso Band con Ken Stringfellow

 También en las bodegas, una decepción: el desordenado Homenaje a Ricardo Pachón. Momentos tan extraños como aquel en el que el cantante de Los Labios (Sammy, ese hijo del mítico sevillano Silvio criado en Gran Bretaña, que parece haberse tragado a Mick Jagger) hizo trizas un “Cocaine” levantado por la guitarra de Raimundo Amador; a quien por cierto ya habíamos disfrutado a dúo con el mítico cubano Octavio Kotan; y con su paisano Pájaro (ex compañero a su vez de Silvio), juntándose así dos leyendas de la fusión callejera sevillana.

Imagen

Pájaro con Raimundo Amador

Como siempre, hasta 9 bares del Puerto de Santa María se convirtieron en escenarios del Monkey por la tarde/noche con todo tipo de propuestas. Entre lo más interesante, Money For Rope, Mucho, Los Labios, La Inesperada Sol Dual, Sonograma, Bëlop o –para el que suscribe, el mejor de los “showcases” vistos- Oso Leone. De postre la espantá de Carlos Jean, al que “se le hizo tarde”. Tenía que cerrar el Monkey, pero se enfadó por el retraso (también una constante) y no pinchó… o lo que fuese a hacer. Muchos incluso se alegraron. Más aún nos alegrará regresar al Puerto en 2014. Sobre todo si se arreglan los constantes problemas de sonido. Por favor, monetes…

Imagen

Oso Leone

Fotos de Luis Miguel Flores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s